Blogia
Internado Rural U.I.G.V * Sede: Hosp. de la Solidaridad-Comas. Innovando la Enseñanza*

CONDUCTO RADICULAR EN "C"

CONDUCTO RADICULAR EN "C" CONDUCTOS EN ¨C¨ UN ENIGMA EN ENDODONCIA
Luisa Pamela Gòmez Garcìa. Interna de Estomatologìa de la U.I.G.V.
Internado Rural. Sede: Hospital de la Solidaridad. Comas
E-Mail: pame_liush@hotmail.com
Tema expuesto el 04 de Julio del 2005.
Recibido y publicado el 21 de Julio del 2005

INTRODUCCIÓN.
El principal objetivo de la terapia endodóntica es promover la limpieza y conformación del conducto radicular, por medio de la preparación tanto química como mecánica, para posteriormente realizar la completa obturación del mismo. Algunos tratamientos fracasan aunque se sigan estos parámetros básicos. La principal causa de fracaso endodóntico es la filtración de fluidos perirradiculares hacia el conducto incompletamente obturado. Esto se debe a la presencia de conductos accesorios que no han sido tratados o que pasan inadvertidos, o por la presencia de algunas complejidades anatómicas como los conductos en forma de C. Estos conductos tienen una amplia variación de anastomosis, redes y comunicaciones irregulares, que pueden interferir en la completa obturación del conducto radicular. Por este motivo el endodoncista debe tener buen conocimiento acerca de la anatomía radicular para tener éxito en la terapia endodóntica. El propósito de este artículo es hacer una revisión bibliografica sobre los conductos en forma de ¨C¨ en molares que presentan el más alto índice de fracaso, para conocer sus características, clasificación, diagnóstico y plan de tratamiento.
1. DEFINICIÓN
Los conductos en forma de ¨C¨ son una anomalía radicular que se presenta en molares mandibulares, con un 35% de aparición. Estos molares se parecen al molar normal cuando se examinan en la radiografía preoperatoria. Sin embargo, cuando se realiza la preparación de la cavidad de acceso y se examina desde la superficie oclusal no se pueden diferenciar cada uno de los orificios de los conductos, sino que se observa una depresión con forma de ¨C¨ en el piso de la cámara. Si se introduce una lima en el conducto mesial y otra en el distal, la radiografía muestra que ambas limas están en el mismo conducto. Esta configuración en ¨C¨ indica la existencia de una hendidura continua entre todos los conductos, con una curvatura desde el plano mesolingual hasta el vestibular, y alrededor del plano vestibular en sentido distolingual.
2. INCIDENCIA
Los conductos en forma de ¨C¨ aparecen sobre todo en los segundos molares inferiores, aunque también se han reportado casos en primeros molares inferiores, premolares o molares superiores.
Los conductos en forma de ¨C¨ que aparecen con mayor frecuencia en los molares mandibulares tienen conductos mesocentrales o múltiples conductos en la raíz mesial. Se han reportado en la literatura una incidencia del 2 al 8 %. Los conductos pueden ser independientes, fusionados, con un foramen propio o unido al conducto principal. Un estudio mostró cuatro conductos mesiales en un 3.3%, con un foramen presente en un 30%, dos forámenes en un 60% y 3 forámenes en un 6.7%.

Un reporte de caso de un paciente con tratamientos de conductos en el segundo molar mandibular con dolor persistente, sensibilidad a la percusión y a la palpación y sin movilidad aparente. Radiográficamente se observaban lesiones periapicales que persistían después de dos años de realizado el tratamiento endodóntico. Al realizar una exploración minuciosa entre los conductos se encontró un conducto meso-central equidistante entre el conducto mesolingual y el mesovestibular. El conducto mesolingual y el central se encontraba separados pero terminaban en el mismo forámen.
Para tener éxito en el tratamiento de molares mandibulares, es importante buscar siempre la presencia de conductos accesorios. El buen conocimiento de la morfología radicular, el crear un buen acceso a la cámara pulpar, trabajar con excelente visibilidad y con suficiente tiempo durante la cita odontológica, puede ayudar al éxito de la terapia endodóntica.
3. MORFOLOGÍA RADICULAR DE MOLARES INFERIORES CON CONDUCTOS EN FORMA DE ¨C¨
Los molares mandibulares son los dientes posiblemente más tratados de los dientes posteriores. Se ha estudiado que la morfología de los dientes cambian con el transcurso de los años. Con la edad, el depósito de dentina secundaria resulta en la formación de estructuras que seguramente dan origen a la diferenciación del sistema de conductos radiculares resultando en el desarrollo de canales separados o transversalmente unidos. La diferenciación de un conducto simple en un conducto complejo ocurre comúnmente en raíces que son comprimidas o que presenten surcos externos de desarrollo. Otra configuración radicular en molares con conductos en forma de ¨C¨ se pueden representar por fusión vestibular o lingual de la raíz en las zonas mesial o distal.
4. CLASIFICACIÓN
Existen tres criterios de evaluación para describir la morfología de los segundos molares como son:
I Categoría: conductos en C Completa. Conductos completos sin ninguna separación.
II Categoría: conductos en semicolon o Punto y Coma. Conductos en forma de C en los cuales existe dentina separando el conducto D del V o L.
5. METODOS DE ESTUDIO
Los estudios para determinar las característica anatómicas de las formas de ¨C¨ en los conductos mandibulares varían desde métodos de clarificación o decoloración inyectados con tintes in Vitro, toma de radiografías en diferentes angulaciones (vestíbulolingual o mesodistal), visualización macro y microscópica, hasta el uso mas reciente de resonancia magnética, que reproduce tridimensionalmente en computador el sistema de conductos sin destruir la anatomía interna. Todo con el fin de entender la anatomía impredecible del conducto en forma de ¨C¨.
6. DIAGNOSTICO
El diagnóstico acertado de los conductos en forma de ¨C¨ se debe realizar tanto clínica como radiográficamente. Clínicamente se debe evaluar la anatomía del piso cameral, la presencia de sangrado e incluso la sintomatología por parte del paciente al encontrar orificios radiculares separados.
Radiográficamente la detección de la fusión radicular es muy compleja. Para reconocer un canal en forma de ¨C¨, los instrumentos deben estar centrados ya que aparentemente se presentan en la furca, confundiéndolo con una perforación de esta estructura.
En un estudio realizado para verificar la eficacia de la radiografía periapical en el diagnóstico de los conductos en forma de ¨C¨, concluyeron que es mínimo el porcentaje de reconocimiento de estos conductos. Es acertado decir que el diagnóstico de un conducto en forma de ¨C¨ no se puede realizar solamente con una radiografía. Este debe realizarse con la interpretación simultánea de la radiografía preoperatoria, la longitud de trabajo y clínicamente con el reconocimiento del piso de la cámara pulpar.
La anatomía cameral de un conducto en forma de ¨C¨ corresponde a la morfología radicular del mismo.
7. PRONOSTICO
Para el pronóstico de los conductos en forma de ¨C¨ es importante tener en cuenta que se deben cumplir el principio fundamental de la endodoncia que es lograr un selle adecuado de los conductos radiculares. Para cumplir con este objetivo se debe realizar una correcta preparación biomecánica que conlleva a una adecuada obturación. En este caso será de mal pronóstico por las variaciones anatómicas que impiden la limpieza total del conducto. Sin embargo, un conocimiento previo de esta anomalía, un adecuado aislamiento del campo operatorio, una buena instrumentación y abundante irrigación, con una longitud de trabajo que respete los tejidos periapicales y una restauración definitiva adecuada pueden ser factores de éxito en el tratamiento de estos molares.
8. TRATAMIENTO
Una vez reconconocidos los conductos en forma de ¨C¨, es todo un desafío la instrumentación y obturación de estos conductos por su morfología aberrante. Estos conductos cambian su configuración a lo largo de la longitud radicular, pueden ser continuos o únicamente presentar esta forma en el tercio apical, haciendo la preparación aún más difícil. Es importante evitar la sobreinstrumentación de estos conductos ya que existe una mínima cantidad de dentina entre la superficie externa de la raíz y el sistema del conducto en estos dientes.
Una alternativa para la limpieza de estos conductos en forma de ¨C¨ es una técnica con Ultrasonido. Estudios demuestran que el ultrasonido incrementa la remoción del tejido necrótico en las áreas inaccesibles del sistema de conductos. (16) Por otro lado, algunos estudios demostraron que no existe diferencia entre el ultrasonido y una adecuada técnica step-back manual. Sin embargo el uso de abundante irrigación con NaOCL al 5.25% es necesaria par remover al máximo el tejido necrótico y detener el sangrado contribuyendo así a la total limpieza de los conductos en forma de ¨C¨.
La obturación de estos conductos en forma de ¨C¨, revelan una falta de condensación adecuada, a pesar de la penetración en profundidad de los espaciadores y del gran número de conos accesorio. Esto se debe a que ninguno de los conductos es realmente ancho y el material de obturación ocupa una gran cantidad de espacios. Para la condensación lateral en frío la utilización de espaciadores de níquel-titanio podrían adecuar la compactación a la forma irregular del conducto. Sin embargo, la mejor alternativa es la obturación con técnicas de gutapercha termoplastificada que puede copiar la anatomía intraconducto.
9. REHABILITACION
La restauración de estos molares mandibulares puede verse comprometida ya que el grosor de dentina entre la superficie externa de la raíz y la interna del sistema de conductos es muy delgado. En estudios histológicos se observo menos de 1 mm de dentina separando el conducto de la superficie externa de la raíz. Por tal motivo se debe utilizar siempre reconstructor de muñones que debilitarán en menor porcentaje la estructura dental. En última instancia si es necesario utilizar un poste para la restauración final, se recomiendan los postes prefabricados para evitar el riesgo de perforaciones.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

sonia silerio -

porque durante la instrumentacion existen conductos que no sesan de sangrar

Anónimo -

Este artículo es una copia literal incluso en el titulo de un artículo de la universidad javeriana de colombia
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres